lunes, 18 de noviembre de 2013

El día en que los hombres no querían más motores


Este fin de semana tuve la oportunidad de ver Holy Motors, el último film de Léos Carax. No fué casualidad, ya que en busca de algún film especial, caí con la lista que Cahiers du cinema publica anualmente sobre las mejores piezas anuales. Y en primera posición, ahí estaba, Holy Motors para el 2012.

¿Y qué es Holy Motors?
¿Cine?
¿Meta cine?
¿Surrealismo bizarro?
¿Un delirio?
¿Nueve delirios?
¿Un asesinato?
o ¿Un reencuentro?

Un film que empieza por el final, donde anuncia cada una de sus intenciones y a la vez renuncia a ellas.  Una representación que te empuja al desamparo de la identidad, de la propia identidad como espectador, donde ni se pregunta, ni se responde, solo se mira. Donde en ocasiones la propia mirada perturba, obscena y a la vez incoherente.

Holy Motors es un film abierto a diferentes interpretaciones como Oscar su protagonista. Y en busca de estas interpretaciones se pierde la propia forma, el propio ser, que no es más que una percepción, difusa, oscura, sin relato, sin orden, sin familia, ni hija, ni amante. Una interpretación del propio ser o del propio cine, seguramente del propio espectador.

Y así transcurre este film, o "intranscurre", para aquellos que quieran dejar de ser un figurante más en ese cine de mujeres y hombres sonámbulos, quietos e inanimados. Holy Motors es mi recomendación.





1 comentario:

  1. gracias por comentar !! la verdad no te conocia pero me quedo por aqui

    ResponderEliminar